Archivo de la etiqueta: #cádiz

Abrazando los cambios. De norte a sur

Puede sonar típico, pero es verdad. Nos pasamos la vida planificando el mañana, preocupándonos por cosas que aún no han pasado y que tal vez no sucedan jamás, estresados, enfadados, con el ceño fruncido… y entonces, nos olvidamos de disfrutar el momento. Carpe diem, que se dice…

La vida en Copenhague acabó por ahora, ¿quién sabe qué nos depara el destino a la vuelta de la esquina? De nuevo en el sur, la puesta al día no nos resultó muy complicada al principio. Teníamos nuestra vida hecha aquí y al final hemos estado fuera menos tiempo del que pensamos que sería, con lo cual nada ha cambiado demasiado. O al menos eso pensaba en un principio… Al final, se trata sólo de seguir adelante.

IMG_20150923_185508

Algo ya es diferente. NOSOTROS. Nunca hemos sido de esas personas cuyo arraigo a un lugar les impidiera alejarse del mismo lo suficiente, y ser feliz. Hablo por mí, y me atrevería a decir que Álvaro piensa igual, pero no voy a poner voz ni letras a sus pensamientos o emociones. Yo no creo en las fronteras, ni en los determinantes posesivos. Nací en Cádiz y me encanta esa tierra, pero no por ser mía, puesto que no lo es, en realidad soy yo quien en parte le pertenezco, al igual que pertenzco a Granada, a Sevilla, a Copenhague… y a todo aquel lugar en el que sea capaz de encontrarme conmigo misma y sentirme feliz, plena.

IMG_20150822_222535

Así que, si antes ya me sentía ciudadana del mundo, ahora que mi mente se ha abierto aún más, ese sentimiento ha crecido y siento la necesidad de verlo todo desde distintas perspectivas. Es algo constante. A veces me gustaría ser diferente y no tener la necesidad de estar continuamente cuestionándome todo, con ese deseo de cambiar, ese inconformismo permanente, inventando siempre algo nuevo, huyendo de cadenas y amarres, soñando demasiado… Pero entonces me paro a pensar y descubro que Vega es exactamente así, y precisamente eso es lo que más me gusta de ella. Con todo lo malo y todo lo bueno que conlleva ese tipo de personalidad.

IMG_20150916_155754

Salir de nuestra zona de confort es necesario. Y utilizo esta expresión como sinónimo del lugar en el que todo nos es conocido, fácil, o rutinario, porque la rutina al final termina siendo sencilla de seguir. Tal vez no tengamos las mejores condiciones económicas, personales o laborales en ese lugar del que no queremos salir, pero es muy común eso de conformarse porque “mejor malo conocido que bueno por conocer”. Pero, ¿y si lo que estás por conocer es lo mejor que te puede pasar en la vida, lo más gratificante que le puedes enseñar a tus hijos? Abrir sus mentes, borrar sus miedos, convertirlos en seres capaces de adaptarse y encontrar la felicidad en aquello que hagan, sea donde sea. En mis sueños, hay noches en las que me veo paseando entre sus calles, viviendo en la línea del tiempo como si aún no hubiéramos regresado. Y es que un trocito de mi corazón vivirá allí por siempre. He ido retrasando el momento de escribir este post durante meses, quizás con la esperanza de no tener que hacerlo. Pero ha llegado la hora, y desde hoy este espacio pasará a ser Mi momento, esté donde esté.

IMG_20150716_183720

Copenhague me ha regalado muchos de los mejores momentos que recordaré toda mi vida y a grandes personas que se quedarán en ella por siempre. Pase lo que pase mañana, hoy toca vivir el presente, así que si decidís seguirme…

Bienvenidos a mis crónicas y divagaciones sobre la vida. Bienvenidos a Mi momento 😉

P.D. A partir de ahora, a las ocurrencias de la pequeña genio se suman también las sonrisas del enano número dos, pero segundón sólo en orden de llegada. Para todo lo demás, tan número UNO como su hermana. Mil besos!!!!

IMG_20150920_223455

Anuncios

Buscando formas en las nubes…

Hola de nuevo!!

¿Os parece si hoy hablamos de nubes? Tranquilidad, ¡que no cunda el pánico!. No me he vuelto loca -todavía-. Hablamos de nubes, sí, pero no sobre su posible olor o color, como mucho intentaremos buscarles forma. Puede parecer extraño, pero lo cierto es que si hay algo que no ha dejado de llamarme la atención desde que llegamos a nuestro nuevo hogar ha sido su cielo. Y si hace unos meses lo hacía por la inmensidad de su azul y la preciosidad de sus nubes, hoy todas ellas juntas forman una única gran mancha blanca, desde por la mañana hasta por la noche, y eso también me sorprende.

Nubes que dan un toque mágico al cielo
Nubes que dan un toque mágico al cielo y   Estrellas que ponen la guinda en la Tierra

Nubes de todos los tamaños y formas. Tanto es así que para Vega son “ovejas en el cielo”, ¡así que imaginad lo esponjosas que parecen! 😉 La primera impresión me trasladó de nuevo a casa, a mi primera casa, Cádiz. Allí siguen estando mis raíces y la familia, pero he de reconocer que ‘mi casa’ la dejé en otro lugar, aunque la tierra tira y mucho. En fin, será por ser de costa que este cielo me recordó al de la Tacita, a la Isla, a las tardes de verano en el Faro de Trafalgar, a los paseos por la interminable Bolonia, me devolvió también olores que creía no poder encontrar más que allí, y con ellos la sensación de libertad. Un cielo en el que no parecía haber barreras (cuando conoces la ciudad descubres que alguna hay, pero mínima), inmenso y azul. Un espacio abierto en el que la claustrofobia, que a veces me invade, no tenía cabida.

Cuando volví a San Fernando, después de terminar la carrera, pasar por otros estudios y empezar a trabajar en Cádiz, me compré un coche, mi Micra. Cuando necesitaba salir, respirar y coger aire, recuerdo que juntos nos íbamos a Camposoto, a pasear. No importaba si era verano, otoño o invierno. Al llegar aquí y visitar una de las playas más cercanas del centro, pensé  “¡ya tengo lugar al que venir cuando me pierda!”. Pero…no tengo a mi Micra, y lo de ir en bici está bien aunque, creo que ya lo he dicho, soy de naturaleza perezosa para hacer ejercicio, así que esperaré a no encontrarme de verdad para volver a visitar la playa a solas.

IMG_20130622_204840
        Ese cielo azul inmenso del Sur.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
          Atardecer en Zahara de los Atunes.
CIMG1431
                     Atardecer en Cádiz.

En Agosto y Septiembre era fácil pues encontrar maravillosos paisajes en el cielo; paisajes creados por nubes. Fuéramos donde fuéramos me quedaba embelesada mirando hacia arriba. A la pequeña parece que también le gusta eso de observar el cielo, tanto de día como de noche… es lo que tienen las Estrellas. En el parque, en la playa, desde casa, cualquier lugar es bueno para deleitarse.

IMG_20140916_091732
              Vistas del cielo desde casa.
IMG_20140825_205049
   A los pájaros también les gusta el calorcito.
IMG_20140818_214422
    Un cielo salpicado de blanco en las tardes.

Y si no, que se lo digan a los buenos amigos que nos visitan y para los que tampoco pasa desapercibida la belleza de este cielo.

IMG_20140827_172708
     Pocos pueden resistirse a fotografiarlas.       
IMG_20140824_220950
          Imposible no mirar hacia arriba.

Pero claro, no todo es color de rosa, ni el azul del cielo eterno. Llegó Octubre y con él se fue marchando la luz. Una mañana, al despertar, mi compañero me preguntó “¿qué tal el tiempo?”, “el cielo está blanco”, respondí. Su cara fue un poema y al gesto extrañado le siguió una sonrisa, junto a otra pregunta: “¿eso qué quiere decir?”. Pues exactamente que estaba blanco, ni azul, ni gris, ni oscuro… BLANCO. Y así continúa. De vez en cuando se ve el sol, algo de claridad, aunque poca, seamos sinceros. Y sí, puede llegar a afectar al estado de ánimo, no ver el sol se hace duro, pero hay que buscar alicientes, porque lo cierto es que a partir de ahora nos quedan unos meses de oscuridad. Aunque, para quien no está acostumbrado a ver este tipo de cielo, también es una experiencia.

IMG_20140818_101054
                                    Se avecina tormenta.

Al fin y al cabo, qué es la vida si no nos dejamos sorprender por lo que vemos. Y si lo hacemos acompañados por los pequeños de la casa es mucho mejor, descubres que tu capacidad de asombro continúa viva, quizás sólo un poco dormida, pero ellos son especialistas en despertarla. Yo seguiré mirando al cielo, nunca se sabe cuándo puede pasar una Estrella Fugaz.

Feliz semana 🙂